Libertad de expresión a la carta

Por: ALM

“Que tu mano derecha no sepa que hace la izquierda” No soy muy religioso que digamos pero si mal no recuerdo la cita bíblica va algo así. Tranquilos, mi meta no es dar un sermón de valores y buenas costumbres, pero me pareció la frase indicada para tratar el estirado tema de la libertad de expresión.

La libertad de expresión es un abstracto como la opinión pública o la democracia. Todo el mundo habla de ellos, pero casi nadie los ha podido ver, oler, sentir o tocar. Con el alboroto de los “Buenos Muchachos”, la cantaleta volvió a planos estelares. Hoy más que nunca cientos de comunicadores indignados, únicos y magnánimos a la hora de difundir la información, hacen volar sus plumas para atacar la temible represión por parte de un emisario del Gobierno del verde limón a uno de sus inmaculados compañeros.

Es el “espíritu de cuerpo” en su máxima expresión. Sin embargo, y sin aplaudir la decisión equívoca del director del refundado GamaTV, sería bueno preguntarse: ¿Existe libertad de expresión dentro de los medios?

Ja ja… Me río de janeiro… Así como para el Gobierno tiene su política de libertad de expresión, los medios de comunicación también poseen su propia interpretación, claro está cada uno defiende a ultranza su línea ideológica y se comporta un poquitín represivo cuando alguien osa pensar diferente. Ejemplos:

- El reciente inaugurado canal estatal Gama TV censura al programa cómico de Buenos Muchachos por contener algunas sátiras y críticas al régimen.

- Xavier Flores, único articulista de El Universo con tendencia de izquierda, se reira de su columna sin una razón aparente más que escribir análisis de apoyo a algunas gestiones del Gobierno. Él mismo comenta en su blog "lo díficil" que se hacía respirar en el ambiente del matutino.

- Julio Molina, director de un programa de opinión en CableNoticias, recibe una censura de su espacio por no guardar “imparcialidad” en sus comentarios. La estación televisiva también fue incautada por la AGD.

- El programa radial La Libre Ría, del comunicador Andrés Williams, salió del aire de Radio Tropicana por tener una línea de apoyo a la “Revolución Ciudadana”, solo transmitió cuatro semanas.

Yo tengo una anécdota que compartir. Semanas atrás, un articulista muy reconocido en nuestro medio me pidió autorización para reproducir un comentario de este blog en las páginas de su periódico, accedí sin contratiempos. Pero días después, conversando con este señor me indicaba que no iba a reproducir el post porque había notado que en uno de mis comentarios “insultaba” a un compañero suyo de trabajo y eso era inaceptable.

Traté de explicarle que aunque tenía una animadversión por el sujeto, el calificativo no era más que un “apodo” de años que el individuo se ganó en el argot periodístico. Entonces le increpé que en muchas ocasiones también en sus artículos calificaba con términos despectivos a otras personas. Se justificó enseguida diciendo que “es diferente cuando se insulta a un dictador”. Cerramos la conversación y así quedo cuarteado mi derecho a la libertad de expresión, por el simple hecho de no compartir por completo el pensamiento del editor, o gracias a una de mis expresiones más ¿fuertes?

Y así los ejemplos pueden seguir. La lista es larga de parte y parte. A esto se suman los continuos ataques que los medios tradicionales envían a los estatales y la respuesta inmediata de estos últimos. Una verborrea de apelativos sin justificativos tácitos que ensombrecen más el actuar del periodismo, pero amparados en la libertad de expresión.

No minimizo el actuar de la cuota de poder en Gama TV, en un post anterior alababa el éxito en la comunicación política de masas de la sátira política en televisión, pero es imprescindible para aquello tener honestidad intelectual e identificar su línea de pensamiento. Como escribía Ruth del Santo en un artículo interesante sobre la libertad de expresión en EE.UU., la opción natural de los diarios por tomar una postura política frontal frente a sus lectores, facilita la circulación de información subjetiva sin caer en los determinismos de la máscaras preferidas de los medios locales: imparcialidad y objetividad.

Pero más allá de esa falta de definición, aparecen otros cuestionamientos ¿y los ciudadanos, qué? ¿Tienen libertad de expresión? ¿Se los toma en cuenta en cualquiera de estos espacios? ¿Cómo se construye esta opinión pública más allá de las cartas a los lectores?

Libertad de expresión no existe sin una real opinión pública, en la cual esta no sea solo la realidad prefabricada entre cuatro paredes de la sala de redacción, mucho menos cuando los medios defiende sus intereses económicos y posturas de pensamiento de manera radical, en pocas palabras: Estás con nosotros o no estás.

Con esta lógica de comunicación, ¿no es más sencillo buscar un espacio donde acojan nuestras creencias? Que tu mano derecha no sepa que hace la izquierda. Cada quien en su espacio y con los suyos, en santa comunión. Es la libertad de expresión a la carta. Así lo entendí yo hace rato y por eso ahora escribo aquí, desde mi rinconcito en la web.

2 comentarios:

Maria Euginia dijo...

Estimado:

Para empezar no se como tienes mi correo pero no importa eso es lode menos,lo realmente importante es tenerte ahora en mi lista de contactos,sobre tu editorial repondo y comento lo siguiente:

¿Que es la libertad de expresión en relacion con el libertinaje a la expresión?

Pareciera ser que cuando ciertos o ciertas se llenan la boca de defender el derecho a la libertad de expresion la mal confunden con libertinaje. La libertad conlleva ejercer ante todo responsabilidad sobre lo que se dice o lo que se hace, no por defender el derecho a una supuesta libertad de expresion nos podemos otorgar la atribucion de insultar o injuriar a quien se dirige porque de ser asi que clase de prudencia y respeto estamos enseñando a quienes detras de nosotros corren?

La libertad de expresion implica ante todo un juicio crítico que permita desarrollar opiniones que aporten al desaroollo de la sociedad, de la libertad de expresion surgen asi los criticos: el critico tonto, que sin conocer un tema lo sataniza lo penaliza y loque es aun peor no quiere explicaciones de un tema con un criterio infantil,pues no podemos dar el lujo de criticar y mancillar algo que no conocemos; luego surge el critico constructivo que como su adjetivo mismo lo indica construye ideas en base a un tema que puedan aportar de manera significativa, el critico constructivo la mayoria de las veces se manifiesta en desacuerdo con el tema que se esta tratando pero nunk lo insulta o mancilla por el contrario, entrega ideas que permitan dar una mejor vision a lo que se esta tratando.

La verdadera libertad de expresion no es esa en la que un Carlos Vera o un Jorge Otiz se dan ellujo de por ser grandes periodistas entre comilas insultar a los demás, después muy temprano suelen pedir disculpas, todos somos humanos y como tales errar es de humanos pero un periodista de verdad jamás debe insultar a otro solo por tener su criterio, pero hablan de libertad de expresion y se estan expresando de esa manera y esta bien porque son personas publicas.

Bien decia el editorial la libertad de expresion en la actualidad solo se ha reducido a que quienes son dueños de los medios de comunicacion defiendan sus verdades sin importar lo que opine quienes estamos delante d la pantalla. El rating, el amarillismo y el sensasionalismo han pasado a ser las tres caracteristicas basicas de la que hacen uso los bien llamado medios de comunicacion,porque no pueden llamrse de informacion a quienes no cumplen con esa funcion.

Para hablar de libertad de expresion me encantaria estar en la epoca de los troyanos de los griegos, a pesar de sus guerras eran muy respetuosos de las labores que ejercia cada imperio, para criticarse ejerciendo su libertad de expresion escuchaban primero a todos, sus columnas de periodicos o de papiros siempres teniam opiniones de oposicion que respetaban, nunca fueron separadas estas columnas, pero los tiempos han cambiado y la historia ha sido cambiada a todos nos hacen creer que Troya y Grecia fueron enemigos siempre que se odiaban e insultaban, es verdad sus enfrentamientos se encaminaban a dominarel territorio del otro pero no para esclavizarlos sino para contruir un imperio mas grande.

Solo me queda decir que retomaremos la libertad de expresion de verdad cuando los dueños de los medios asuman el papel de la resposabilidad de la informacion y el respeto a los demas.

Fernando dijo...

Los abuelos decían que todo depende del cristal con que se mire. Ahora parece que muchos usan Ray Ban verdes, el amarillo está pasadito de moda. Algunos más audaces usan lentes con fotograde. Bueno el resto tu lo sabes.

Otro lindo refrán que viene como anillo al dedo o como lengua a beso o como Cordero a Correa es ese que dice: una cosa es con guitarra y otra con violín. Tanto que ladraron sobre el no pago y han pagado puntualmente para luego decir que no van a pagar y entre que pagan y no pagan pagamos los giles ciudadanos. Ole Cordero, Ole Correa, Ole Patiño, gritan los fanáticos y el Supremo pide que le corten los Pativideos.

El toro de la deuda agarrado por los pitones es llevado por los pitonisos a la pito madre. ¿Qué lindo es soñar no?