Una mirada a la opinión pública...da

20 de Noviembre del 2008

Saludos amigos..

Una vez más, nuestro amigo Pedro X. Valverde emite un juicio de valor acerca de un personaje político con análisis somero y simplista.

Se refiere al ex presidente chileno Salvador Allende, quien en 1973 ante el Golpe de Estado de Augusto Pinochet se suicidó en el Palacio de la Moneda, acabando con su sueño de llevar a Chile al socialismo por la vía democrática.

Valverde señala en su artículo ¿Quién nos Gobierna? Como el país de la estrella solitaria tardó en recuperarse del desastre económico del gobierno socialista.

Vamos por partes. El principal factor para la descomposición económica en el gobierno de Allende fue la ahora muy conocida estrategia capitalista: la huelga de inversiones. Como explicaba en un post anterior, esta es una arma particularmente formidable porque no requiere poner en marcha ningún plan o coordinación previa, solo se ponen en marcha automáticamente si llega al poder un gobierno considerado poco amistosos hacia los “intereses empresariales”.

David Schweickart lo explicaba de este modo: La verdad es que cualquier economía saneada necesita una inversión regular y sostenida. Una economía capitalista, se basa en los ahorros de las clases superiores para sostener esa inversión. Pero esos fondos son “privados”, por lo tanto, pueden colocarse donde los propietarios crean adecuado. Pero si un número significativo de inversores “pierden la confianza” en un Gobierno, esa falta de confianza se convierte en profecía. Cuando los inversores dejan de invertir se produce una caía de la demanda agregada, los trabajadores comienzan a perder sus trabajos, lo que deprime aún más la demanda y produce una espiral hacia que se conoce como recesión.

Esa es la clave. Un Gobierno Marxista, de tinte nacionalista, espantó a la política internacional y a las nacientes grandes corporaciones supranacionales que se iban acostumbrando a manejar sus riquezas sin las normativas de los Estados-Nación. En ese contexto, mientras las decisiones de inversión permanezcan en manos privadas, los gobiernos que quieran sobrevivir tendrán la única opcion de no tocar la sensibilidad de quienes poseen el capital.

El concepto anterior se podría aplicar a los gobiernos de Evo Morales, Hugo Chávez o Rafael Correa, quienes además sufren la pesada marca de la corrupción entre sus filas.

En Chile la jugada capitalista surtió el efecto deseado, pero no fue suficiente. Ante la grave crisis que la fugas de capital formaron, el gobierno socialista de Allende se refugiaba en su apego popular y elección democrática en las urnas, por so fue necesaria la fuerza armada de Pinochet y el Plan Cóndor para acabar de raíz con ese “mal socialista “ en Latinoamérica.

Entonces señor Valverde, no es problema del superyo o un alto ego presidencial, que la economía ecuatoriana vaya de tumbo en tumbo en el riesgo país (medida economicista que anuncia la posible huelga de inversiones), sino de una confabulada fórmula de los dueños del poder capital quienes continuarán haciendo de las suyas, mientras defensores del status quo, los sigan señalando como luz del mundo para el desarrollo sostenido.

Pero no me crean a mí, averigüen. Talvez en realidad, yo también estoy prejuiciando al señor Valverde de forma simplista. A lo mejor, es que no tuvo el espacio suficiente en su columna. . .

Les invito a revisar aquí un estudio del economista Valenzuela Feijoó más a fondo sobre la realidad económica en el gobierno de Allende

Buen día

4 comentarios:

Fernando dijo...

A lo mejor el Sr. Valverde no conoce nada de socialismo, lo cual es plenamente justificable a un alumno de Derecho de la U. Católica de Guayaquil. A lo mejor si conoce pero su tendencia derechista le cierra el ojo izquierdo. A lo mejor esta es otra Obra (opus) de Dios (Dei) que no está en la Historia sino al margen de ella contando los billetes del banco del Vaticano. A lo mejor, ...., a lo mejor es un simplón con aires de intelectual.

En todo caso no me voy a dar el trabajo de instruirlo pero sería bueno averigue sobre la Cía en Chile (aunque sea en el Discovery Channel), sobre los sabotajes de la derecha. Que por lo menos lea a Neruda porque dudo que lo haga con Ruy Mauro Marini. O sea más claro que no se haga el pendejo y deje de escribir pendejadas, entre otras, como la de hacerle el favor de llamar socialista a un gobierno que no pasa de socialdemócrata, en el mejor de los casos, o populista en otros.

Sr. Valverde usted Val(e)Verde.

Kojudo Mayor dijo...

En el gobierno de la robolución ciudadana, los intelectuales de izquierda se han dedicado a aceptar las incoherencias, abusos, violaciones de derechos y leyes que la cuadrilla de robolucionarios liderados por Correa cometen. Justifican los medios, por un supuesto noble fin.

Evidencias de ello, hay muchas. Este espacio es somero y magro, como para dilatarse narrándolas.

En Chile, gústele o no a quien sea, el Pinochet y su dictadura, sentaron las bases de la sociedad chilena moderna. La prosperidad de Chile se debe a ese sujeto. Y ya que nos hemos bajado al nivel de que el fin justifica los medios, (confirmado y defendido por los intelectuales de esta robolución) tal parece, bien valió la eliminación de elementos obstaculizantes en el desarrollo de una próspera sociedad Chilena. Una vez sentadas las sólidas bases, y con reglas del juego (estado de derecho) sólidas y que se respetan y hacen respetar, tranquilamente puede venir un gobierno de izquierda o de derecha y continuar enriqueciendo a su sociedad.

Gracias a Pinochet Chile está muchísimo mejor que Cuba, Venezuela, Argentina... y Ecuador.

Allende fue un pusilánime narcisista. Se metió un tiro por falta de pelotas. Si Allende se hubiese quedado, mas muertos hubiesen habido, que con la dictadura de Pinochet.

Ángel Largo Méndez dijo...

KOjudo Mayor...

DE verdad, gracias por participar, he visto tus comentarios en otros blogs, y de verdad, me esperaba una contribución de estas carácteristicas en mi pequeño espacio izquierdoso.

Pues te cuento, este espacio izquierdoso tienes sus errores y fallas como todo, pero trato de destacar inicativas orientadas al servicio de laigualdad, comunidad y autogobierno, principios básicos del socialismo utópico, no real. El gobierno de Correa pinta a ser socialdemócrata, nada más, y en ese contexto, hay algunas experiencias que valen ser rescatadas.

No estoy de acuerdo con Pinochet, dictadura de derecha, o castro, dictadura de izquierda. El desarrollo en término o a escala humana, no económico, no proviene de autoritarismos de ningun tinte ideológico. Así que no preciso ensalzar los horrores dela dictadura de Pinochet ni de castro, prque condeno esa forma sin democracia, no siquiera de poliarquía para gobernar.

Sobre Allende, tus términos son fuertes para tratar a un hombre fallecido, no lo comparto, epro tienes libertad de expresarte.

En todo caso, bienvenido cuando gustes Kojudo, acá no hay prohibiciones de ningún tipo. eso sí, me gusta responder con grueso calibre cuando también se expresan de manera fuerte, no tengo complejos, y el va y viene de insultos virtuales podrá continuar hasta que el juego pierda el interés.

Saludos

Kojudo Mayor dijo...

Alguien mas ha leido tu post. Talvez te pueda interesar.

http://balconperegrino.blogspot.com/2009/08/el-cuco.html

Y este de aquí, una descripción bastante acertada de los dos tipos de izquierdistas: los "utópicos", como los llamas tu, y el resto de izquierdistas cuya alma socialista no les permite ser menos que burguesía.

http://quantaperdida.blogsome.com/2009/08/12/que-el-lector-juzgue-crea-lo-que-quiera-pero-creaselo-incluye-guinos-emulatorios/