El caso Vera


La salida anunciada de Carlos Vera de Ecuavisa deja tras bastidores un interesante análisis del quehacer periodístico ecuatoriano, que bien puede ser utilizado como ejemplo práctico por los profesores de periodismo en las universidades del país. Aquí les dejo los enunciados que a mi parecer, deja el caso Vera:

1) La pantomima del apuntador al final pasó a segundo plano cuando las discrepancias reales salieron a flote. El olfato periodístico nos decía que algo de peso estaba por detrás de las vacaciones forzosas del presentador, lo cual al final se esclareció y dejo una lección final: hay que ver más allá de lo evidente, siempre.

2) Siempre he defendido la subjetividad como motor de quehacer periodístico sobre la obsoleta y mentirosa objetividad. Vera tiene o tenía todo el derecho de expresar su voluntad política, bronca personal o posición ideológica en su espacio Cero Tolerancia, pero no a escudarse en la credibilidad de la marca del canal del cerro. Si estaba dispuesto a hacer campaña una hora completa con Nebot, el impasse se hubiera solucionado poniendo un rótulo como este al inicio del programa: Las expresiones vertidas en este espacio son de responsabilidad exclusiva de sus realizadores e invitados, no representan el pensar o criterio del canal” Punto.

3) ECUAVISA, buscando una salida salomónica al asunto, optó por una razón que da cátedra de responsabilidad ética. Si los directivos del canal tienen una posición, visión o sentir parecido al de Vera es una cosa, pero no pueden plasmar sus posturas como propia de una institución de gran impacto mediático en el país. Lejos todavía de instalarse la apropiación ideológica por parte de los medios ecuatorianos, lo más saludable era dar un espacio igual a las diferentes corrientes para que el televidente forma su propio criterio. Eso es pluralidad, y es válido.

Quedará varia tela por cortar y mucho que escribir o decir sobre este apartado, sobre si la réplica de Maria Duarte debió ser en el mismo espacio, Contacto Directo, pero claro, sin el peso del rating que significa Vera en pantalla, o si existió presión contra la planta del canal por uno u otro candidato. En fin, no pasarán de dimes y diretes que harán noticia por varios días hasta que se conozco el nuevo paradero del comunicador y su reemplazante oficial en el cerro, con lo cual se abre otra interrogante ¿quién pierde más con esta salida, ECUAVISA o Vera?

Lejos de todo intento por farandularizar este impasse televisivo, camino que varios espacios de la competencia al canal van a tomar, minimizando la moraleja ética del tema, hay que rescatar la entereza de las dos partes por hacer público el asunto y dar respuestas claras y contundentes a los televidentes. Importante también es destacar las enseñanzas que deja la novela Vera en el plano periodístico y cómo puede servir de ejemplo para futuras generaciones de comunicadores sociales sobre la responsabilidad periodística y la libertad de expresión con ética.

6 comentarios:

Roberto dijo...

Estimado Angel
¿Cuales son las enseñanzas de la "novela Vera"?
Vera, ayudó a Correa, y fue frontal en ello, al no querer ni entrevistar a Lucio Gutierrez ni a Alvaro Noboa, para poner su rating al servicio de R.C.
Ahora, que ya no es amigo de Correa, pone su espacio al servicio de Nebot, y claramente, esta posiciòn implica no dar espacio a la candidata Duarte...¿es correcto? No, en su espacio pluralista, pero si es coherente con lo antecedentes de VERA y su forma de actuar en el pasado, el decide a quien apoya y quien se sienta frente a El.
También es coherente la posiciòn del Canal, antes permitió el apoyo a Correa, y ahora, le disgusta, que no se siga apoyando a Correa o una de sus candidatas ...manteniendose coherente con su posiciòn original.
Vera, tan de el, es que se ubica con quien siente simpatía y con quien esté con el poder de turno. El abuso de Correa en algunos ámbitos legales (pero sin perder legitimidad, porque al pueblo no le interesa si Correa se salta o no los límites legales sino que se UTIL , es decir, propocione servicios de salud, trabajo y dinero en sus bolsillos, el resto para el pueblo es solo bla, bla de los enemigos de Correa), es lo que mueve a Vera a cambiar de su posiciòn de pro Correista a anti Correista. Su unico candidato ahora era Marthita, antes su tio de ella, los demas , ni uno iba al canal del Cerro, PEOR , frente a Vera.
Bueno, tambien, mi bla , bla , bla se me acabó. Que tenga un buen día.

Ángel Largo Méndez dijo...

Estimado Roberto.

Gracias por participar y siempre acertado con tus comentarios. Esta vez el agradecimiento es especial porque enfocaste el asunto desde una óptica política la cual dejé de un lado en el post por hacer énfasis en el tema periodístico, pero válido.

Espero en un psot posterior hacer una revisión más política del tema qeus in duda arrastrará cola.

Saludos

Silvi dijo...

Creo que tu análisis es muy sobrio, sin embargo a ojos de la opinión pública, se encontrará la manera de relacionar la decisión con la "represión" del gobierno y la poca libertad de expresión que todos se han puesto a reclamar últimamente.

Ángel Largo Méndez dijo...

Hola Silvi gracias por participar.

En el post intenté hacer un análisis netamente periodístico como creo debe ser. Los antecedentes y consecuencias políticas en este caso son mas que conocidas. Un Vera anticorreista y un canal que busca mantener una imagen de pluralidad e imparcialidad. Creo que Ecuavisa asumió su aprte de responsabilidad en el tema y no veo porque acusar al Gobierno de algo ya que poco o nada tiene que ver (el derecho a réolica de Duarte es igual apra cualqueir candidato que lo pidiere), no obstante, imagino que los avivatos de siempre usarán el revolú para atacar al Gobierno como causante, una vez ma´s, de todos los males. pero eso son simples dimes y diretos como explico arriba.

Saludos

Anónimo dijo...

Como pueden reclamar libertad de expresion y pluralidad e independencia, Vera y Ecuavisa, respectivamente, cuando sus acciones hablan de todo lo contario.
Es evidente que lo que esta en juego son los intereses particulares de cada uno de estos actores. Vera como lo que es un mercenario de la informacion y opinion "periodistica" y ecuavisa(sus propietarios)como lo que es: una empresa cuyo fin es el lucro.
Alla quien gana o pierde en mayor medida, Vera o Ecuavisa.
Nosotros,como televidentes o librepensadores no perdemos nada en tal contexto.Pero lo que si podemos ganar es conciencia respecto a lo que es la prensa y sus periodistas y el papel que juegan en la estructura del estado como un poder puesto al servicio de las clases dominantes.

LOLA dijo...

MUY BUENOS ANÁLISIS SOBRE EL CASO VERA.

EN MI BLOG ME CENTRÉ EN UNA FRASE DICHA:
"A mi no me van a tratar como niño malcriado ni como el portero del canal"

MIS DISCULPAS POR LA MAYÚSCULAS...EN SERIO...NO ESTOY GRITANDO.

LOLA CIENFUEGOS