¡Tú la traes!



Por: ALM
Cuando era pelado, la mejor forma de pasar el tiempo en vacaciones era jugando a las escondidas (segunda opción cuando las chicas no acolitaban la botella). Hasta que el grito de una madre desesperada llamaba a empellones a cada mocoso, la pandilla se divertía escondiéndose en los lugares más absurdos, evitando encontrarse con el sabueso que pacientemente buscaba su víctima hasta encontrarlo y gritarle: ¡Tú la traes! Y todo volvía a empezar…

Justo en las últimas semanas la “telenovela Chauvín” me ha recordado esas emociones de peques de manera instintiva. Me da la impresión de que todo el alboroto mediático (apartado de la verdadera investigación judicial) al cual cada día se suman nuevos invitados, maneja un patrón específico que no dista mucho de las reglas de mi juego predilecto después de las canicas.

Cuando reventó el caso, los medios contaron hasta 100 y apareció José Ignacio para confesarlo todo. Desde ahí, con intervalos exactos de 24 horas un nuevo titular mañanero sumaba al juego a Gustavo Larrea, las FARC, ex agentes de Policía, inteligencia Militar, Movimiento PAIS, Fernando Balda, la ALDHU, La DAC, y sigue incrementándose.

Fieles a las reglas del juego, cada nuevo actor fue pasando la pelota de los hechos al siguiente interlocutor ampliando cada vez más un círculo que a estas alturas ya parece medialuna, por lo estirado que está. Ninguno de los imputados por los periodistas-fiscales asume alguna responsabilidad directa en el caso, descubriendo tan solo una red de elucubraciones que se estanca en supuestos y donde reina el “me dijeron”.

¿Qué tanto ha aportado a la investigación los aportes fiscalizadores de la prensa? ¿Cuántos de los aquí nombrados están entre la lista de investigados por la Fiscalía encargada? Cuando los medios recrean un escenario más parecido a agencia del FBI que una sala de redacción, se llega a extremos donde un verdadero fiscal se ve tentado a prevaricar a cada minuto por las inoportunas preguntas del presentador que no conoce de los silencios en tiempos de indagación.

En la lógica del “tú la traes” la idea principal de la investigación se aparta de la premisa del caso en cuestión mientras más se amplía el abanico de seudo-involucrados y las acusaciones ruedan de uno en uno. De súbito regresamos a hablar de Raúl Reyes, las FARC, laptops de adamantium y otros nombres y temas esclarecidos meses atrás.

¿Desviación del tema? ¿Sexta pata al gato o espectacularización mediática por rating?
Muchos encontraron en el caso Chauvín la mina de oro para descargar contra un régimen que los mantiene maniatados en sus hordas intenciones de acaparar las razones en el espacio público. La extensión de la noticia como tema principal durante más de 15 días merece mucha imaginación y nuevas figuras que alimenten la discusión. O por lo menos la mantengan en vigencia.

Pasado el huracán de pre juzgamientos, el fiscal-real tendrá la oportunidad de resolver los temas puntuales para su (única y verdadera) acusación contra los imputados. El resto de jugadores desaparecerán del tablero como pasaba en la barriada: de mucho buscar y buscar se perdía el interés. Y todos para su casa.

3 comentarios:

Roberto dijo...

Angel.
La pregunta es si el señor Presidente sabía o no de los asuntos que trataban, el lugar, el contenido, y el como cuando y donde de las reuniones de Chauvin con la Farc. Si el ingreso de las Farc, fue conocido por el señor Presidente, entonces, el es cómplice de una violacion de nuestra soberanía. ¿No le parece?

Porque si estaba enterado, el es el complice, la prensa, y quien más , va e desenredar el ovillo. Toda otra instancia, que no sea la prensa, tiene la opciòn de actuar a discreción.
No se ha creado , que yo sepa, una comisiòn investigadora de parte de la Asamblea, y estan pecando de omisiòn.
Lo menos importante , mi opinion, es la relacion con el narcotráfico.

Ángel Largo Méndez dijo...

Roberto gracias por participar.

Sin lugar a dudas, el tema de las FARC copa atención, llena portadas y vende periódicos. Chauvín se contradice en muchos aspectos, pero la justicia está embarcada en averiguar si hubo dinero lavado o no, ese es el meollo del asunto.

A mi opinión, la prensa está tergiversando (para variar) el asunto puntual de esa investigación. Sobre el asunto farc y Colombia, que reventó con el ataque de Angostura, ¿cuándo nos convertimos de victimas a victimarios? ¿en que momentod e invadidos a gentiles huéspedes?, creo que más allá de la complicidad o no, supuesta aclaro, del estado con la guerrilla, lo que decía el presidente se esta cumplinedo, cada vez nos arrastra más el conflicto colombiano, tanto, que va calando en nuestros propios sitema administrativo.

Pero lo primero es primero. ¿Chauvín narcotraficante? esa es la premisa máxima.
siempre es un gusto debatir contigo.
Saludos

Roberto dijo...

Angel. Yo discrepo. EL tema del narcotráfico, para mi es parte de la esfera del crimen y no es el tema principal. El tema de fondo, es la posiciòn de Ecuador frente a las Farc, que ha surgido a partir de las mismas declaraciones que hizo Chovan a la prensa.. El tema de fondo, es el de valerse de una posiciòn polìtica, como la que Chovan tuvo, y quien sabe quienes otros más están en esta colada, para gestionar acciones de gobierno , transferir y usar información privilegiada, participar en instancias muy comprometidas , en un terreno donde hay una gran área gris, donde no sabemos (creo que todos los legos como yo que somos la mayoría no lo tenemos y los expertos que si saben andan callados para no meterse en lios) el límite de la diplomacia, de lo militar, de lo territorial, y de lo político. Han puesto en peligro la soberanía, debido a su sesgo ideológico. Hasta que punto, que no sabemos ciertamente, la presencia de Reyes dentro de Ecuador, fue conocida o no conocida por el Presidente? ¿Quien autorizo los medios para movilizarse a tales reuniones? Yo noto muchas verdades a medias, y eso que ya no le presto mucha atencion,porque creo que la posibilidad de no llegar a nada es mas alta que la posibilidad de saber la verdad.