Informales prime time


“La visión generalizada de una ciudad limpia, organizada, culta y civilizada se vio empañada el miércoles cuando un puñado de informales, sí, de esos vagos a los cuales les compramos las camisetas a tres dólares y los churros con azúcar, arremetieron con armas de grueso calibre: palos y piedras, contra indefensos, nerviosos y desprotegidos metropolitanos, quienes ante tremenda estampida, se defendieron como pudieron”.

Me estoy imaginando el lead de una noticia ficticia contada desde la versión oficial del Municipio de Guayaquil. No queda otra opción que hacer volar la creatividad cuando esos señores no expresan su posición al respecto, pese a la insistencia de la prensa. A lo mejor en el imaginario colectivo de “Más ciudad” incidentes como los perpetrados a las afueras del Mercado central son minucias que no valen registrarse.

¿Cual es la noticia aquí? Si los metropolitanos se les llevan las cosas a los informales diariamente y los agreden física y verbalmente, ante la impaciencia de varios transeúntes que se ven impotentes ante el abuso uniformado. A más de uno en la ciudad le ha tocado presenciar esa clase de improperios, morderse la lengua y seguir su camino, otros en cambio reclamamos ante los gorilas azules un trato más civilizado, pero es como hablar con la pared. Solo cumplen órdenes, afirman, y la orden es regalar tolete.

Hechos como estos no son registrados en espacios de primera plana, ni analizados minuciosamente en especiales de domingo. Solo toman notoriedad cuando la acción irrumpe la rutina, como si fuera ejercicio de teatro. Si los informales responden el atropello existe una noticia, y reclama portada si se arma el “bateroyal”. Ahí es cuando el imaginario colectivo de la figura pública creada por la publicidad municipal y los medios comienza a trabajar: informales anarquistas, ¡No destruyan mi ciudad!

Esa exposición mediática de 24 horas a lo sumo lanza por los suelos la función social que cumplen los “desadactados” de los comerciantes en nuestro entorno cosmopolita. ¿Quién no ha comprado en un agachadito? ¿O salvado una tarde de lluvia intempestiva con paraguas de dos ´dólar´ en la esquina? ¿Cuántos calores apaciguó con un prensado de $0.25? Si su respuesta fue si a dos de tres puede dar pase al resto del cuestionario: ¿Sabía que es un trabajo como cualquier otro y tienen derecho a hacerlo? ¿Qué haría usted su un día vienen metropolitanos a cerrar su negocio, sacarlo de su oficina o bajarlo de su auto?

Las calamidades que sufren los informales no se retratan en los noticieros, y sin ese plus, no existen a los ojos del colectivo. Sus rostros solo aparecen en pantalla y horarios prime time cuando responden piedra contra tolete los acosos constantes de la guardia de choque municipal, en un acto de supervivencia humana normal y lógico. Pero es ahí cuando la sociedad bien los acusa con el dedo, y el alcalde reelecto sale a defender su ciudad de papel de estos infiltrados que reciben palo por la osadía de trabajar honestamente. “No permitiremos el caos en Guayaquil” vocifera, y para quien no lo entienda, habrá consecuencias, igual la máxima acá es “yo digo y si quieren, ustedes escuchan”.

3 comentarios:

Yitux dijo...

Sería interesante realizar algo en defensa de los comerciantes. Digo, no se, hoy como que me quedó un mal sabor de boca al querer escribir en un blog y nada más. Somos ya algunas personas "no informales" que apoyamos su causa. Nos reconocimos en el estreno del documental hace algunos meses, pero de ahí no a pasado a mayores (al menos que no me hayan invitado jajaj). En todo caso sería interesante. Estemos en contacto. Saludos

Ángel Largo Méndez dijo...

Hola Yitux gracias por participar

Creo ue deje una respuesta a este comentario en tu bitácora, pero no se si el maldito celular lo envio o no...
De todas formas concuerdo contigo men, es hora de actuar, conocemos muchos que no estand e acuerdo con esta vaina ¿Pasar a la acción? Porque no una convocatoria por esta via virtual???? Lo dejo como ideas sueltas. Estamos en contacto

CPJDG dijo...

Te invito a revisar nuestro blog: http://cpjdg.blogspot.com/.

Saludos,

Comité Permanente de Jóvenes por la Defensa de los Guayaquileños