El regreso del chulquero


Ante el quiebre bancario en los Estados Unidos, causa de un remezón total en la economía mundial, el gobierno de la potencia del norte no le quedó otra que hacer lo impensando, un salvataje bancario con el cual entregó, de manos del Estado, mas de 1000 millones de dólares a los accionistas privados como blindaje para mantener el equilibrio durante la crisis y mucha moneda circulante en las calles.

Sin embargo, el gobierno de Obama sabía bien lo que hacía y que no tenía otra salida. Ante la burbuja económica creada por miles de préstamos cruzados con dinero físicamente inexistente, la única forma de salvarse del descalabro fue endeudar más a la gente!!! Dado que los dólares que circulan a nivel mundial provienen de una deuda que la Reserva Federal sostiene con el gobierno estadounidense, bajo el famosos cruce de dinero por bonos del estado, la alternativa final para salvarse de la crisis significó un endeudamiento mayor con el Banco Central, poniendo dinero en el mercado que a la larga solo extenderá los problemas cuando empiecen a circular nuevamente bajo parámetros de préstamos sin contraparte y altísimas tasas de interés.

Este mismo modelo de “ayuda” para mantener la hegemonía del monetarismo único en el capitalismo global, se ha extendido a través del FMI por el mundo a través de la entrega de los DEG, un activo de reserva internacional y que son asignados a los países miembros en proporción a sus cuotas en el organismos multilateral. De esta forma, así como EE.UU inyectó un gran capital a bancos privados, el grupo de los G-20 resolvió entregar más dinero circulante a países del mundo entero, un total de 250.000 millones de dólares cuya única letra de cambio o contra partida son unos papeles inservibles que recibe la Reserva Federal de Estados Unidos como bonos.

Acá en el país ya se habla de los beneficios de recibir una aportación casi de $ 250 millones como una donación sin recargos ni costos, pero sin tomar en cuenta que el FMI nunca apuestan a perder. La asignación del DEG a cada miembro un activo no cuesta nada, empero, si las tenencias de DEG de un país miembro superan al nivel asignado, este devenga intereses sobre el excedente, mientras que si mantiene un nivel inferior al asignado paga intereses sobre el déficit.

Ecuador aún mantiene un cuadro de deuda con los organismos internacionales, entre ellos el FMI, a pesar de la renegociación última del gobierno. En otras palabras, los DEG, cuyo valor sube y baja constantemente debido a su valoración situado a una cesta de monedas (el dólar, el euro, la libra esterlina y el yen japonés). No sabemos exactamente si esta asignación producirá un interés por acumulación para el país, pero lo que si es claro es para donde van a parar este incentivo económico dado su ejemplo predecesor: a la banca privada.

Con más dinero circulando en la economía, mayores serán los depósitos, mayores los préstamos sin tasa de interés determinada y mayor la deuda global de cada ecuatoriano. Recuerda, deuda crea deuda, en una cadena global sin fin que gira en su propio eje. Dentro del sistema monetario actual, no existe escapatoria, y es mejor tener bien claro en que nos estamos metiendo y si es factible reconsiderar guardar la plata bajo el colchón ante el regreso del chulquero.

Foto tomada de www.economiafinanzas.com

3 comentarios:

Silvi dijo...

Te recomendé por el día del blog :D

¡5 Blogs! - 2009

Silvi dijo...

Por cierto, me gustaría saber si permitirías la republicación de este artículo en un medio impreso de circulación local en Cuenca :)

Ángel Largo Méndez dijo...

Claro señorita. Digame cuando y donde. Pongase en contacto conmigo. Saludos