221 batallas


Por:ALM
Con una elección presidencial casi resuelta y una mayoría en la Asamblea Nacional previsible, los poderes del Gobierno mantendrán su hegemonía por lo menos, durante cinco años más, circunstancia que, si embargo, no sustenta el desarrollo de los ejes de la “Revolución ciudadana” que se planteó desde la primera vuelta Correa.

El presidente y su buró político saben bien que la pelea no está en esas arenas, sino en los espacios locales, la administración seccional. Un último escollo para arrasar con los vestigios de la debilitada partidocracia y la ¿última? oportunidad de demostrar que este proceso político tiene sus raíces en un accionar ciudadano.

Hombres y mujeres de estrato medio y medio bajo seguirán siendo los principales electores del movimiento verde, aunque su participación en las decisiones del Gobierno central sean extremadamente limitadas. En algunos casos, grupos organizados que pusieron fe en Correa se vieron amenazados por el mismo personaje ante pretendidas paralizaciones o protestas. Indígenas, ecologistas, campesinos, mineros entre otros sufrieron los embates de un gobernante que no concibe el progreso de un país por intereses sectoriales, sino por sinergias que avalicen un proyecto común.

Válido. Ecuador necesita un norte sólido que aglutine las necesidades y deseos de la mayoría de ecuatorianos, sin distinciones étnicas o de cualquier clase. Pero lo que es difícil de ignorar, es la importancia de involucrar al ciudadano al proceso político que dice enrrumbar el Presidente con una participación dirimente, como última palabra. La “Revolución Ciudadana” necesita ciudadanos, no para votos, sino para ideas.

Es comprobado que el ciudadano común se interesa mucho más en participar en el plano local, en lo que le afecta directamente a él y su familia por proximidad. Muchos ecuatorianos están preocupados por el futuro del Banco del Afiliado o los contactos comerciales con la UE, pero se ven obligados a tomar decisiones cuando el alumbrado público de su barrio está fallando o la delincuencia azota su sector.

Para esas “nimiedades” del Estado absoluto están los Municipios, ente gubernamental cercano a las necesidades prioritarias de las personas en cada localidad. El correcto funcionamiento de la administración seccional garantiza una visión agradable del ciudadano hacia el trabajo del Estado, y por ende, del proceso que lleva adelante el Gobierno de turno.

Por tal razón, las bases para sostener el proceso revolucionario que Correa y la lista 35 dicen abanderar, será la victoria en los espacios seccionales, y no solo eso, sino una acertada administración que de paso a la participación directa del pueblo en la toma de decisiones, aplicando las normas que la nueva Constitución plantea en los artículos 100 y 101, entre ellos las veedurías, rendición de cuentas, cabildos populares, asambleas populares y la silla vacía en el Concejo cantonal.

Así que dejando a un lado los resultados predecibles a nivel nacional, la lucha real se dará en el plano local, donde, contrario a lo que muchos opositores piensan, se juega el destino de la “Revolución ciudadana” y no hablo solo de Guayaquil, que es una entre 221 batallas.

2 comentarios:

Roberto dijo...

Estimado Angel.
Pero si los mismos caciques, gamonales, caporales y otra yerbas, son ahora candidatos a las alcaldías de la 35 cuando antes eran de la 6 , 10 o 3 ....dónde estará el cambio..si el lobo es el mismo, pero con diferente pelo.
Por eso soy escéptico con la RC de RC.
Saludos
Roberto

Ángel Largo Méndez dijo...

Roberto:

Un gusto saludarte. Por lo mismo que anotas y otros condimentos más, creo yo que esta eleccion sera "la última chance" de RC de demostrar que su RC tiene futuro o nunca pasó de un mero slogan de campaña. Ya ha dado pasos equivocados (no en todos los cantones, pero sí en la mayoría) escogiendo nombres que pertenecieron a lo que dice combatir: la partidocracia. Espero, por el bien del país, esté equivocado y lo que logre sacar la maquinaria verde en lo que a Municipios se refiere, no sea un retrato de los cacicazgos con más glosas que obras a nivel nacional.